Con la entrada en vigor del nuevo régimen fiscal, el impuesto a los combustibles automotrices, mejor conocido como el IEPS, será de un monto fijo por litro de combustible, el cuál fluctuará entre un aumento del 3% o en su defecto, una disminución del 3% de acuerdo a los precios que vimos en este 2015.

El precio de la gasolina magna será de 13.16 pesos por litro (menor al precio de este año en 41 centavos por litro), en tanto que el de premium costará 13.98 (una disminución de 40 centavos), y en el caso del diesel, de 13.77 (menor en 43 centavos).

Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, señaló que el precio de gasolinas y diesel podría empezar a bajar a partir de enero de 2016, y éste sería determinado en función de las fluctuaciones internacionales.

Explicó que se plantea establecer precios máximos y mínimos a las gasolinas, de acuerdo con el precio promedio de los combustibles en Estados Unidos, que tendría como efecto variaciones estacionales en el precio de las gasolinas en México.

Sin embargo, para limitar la volatilidad, en 2016 los precios máximos mensuales sólo podrán fluctuar dentro de una banda de más 3.0 por ciento y menos 3.0 por ciento respecto a su precio observado en 2015, detalló en un comunicado.