Por Mako Sierra

Celaya, Gto.- El padre Daniel Huerta, vicario de la Diócesis de Celaya, señaló que es una pena que estén desviando recursos dentro de la administración municipal para beneficio propio y dejando a un lado a la ciudadanía.

Es por ello que exhortó a los funcionarios involucrados a rendir cuentas de esta situación que causa indignación en los celayenses.

Coincidió que sigue siendo una situación penosa, que causa indignación el saber que los recursos que podrían destinarse a obras sociales y al bien de la comunidad, sigan siendo manipulados y desviados ara intereses personales

“Es una realidad y ahí están los hechos concretos de abusos de poder, de desvíos de recursos  que sigue siendo una cultura que no nos favorece a nadie, esto sólo nos representa que nos falta mucho para trabajar, tenemos muchos desafíos”.

Añadió que estos problemas dejan mucho que desear de nuestras autoridades y eso genera una desconfianza general en el pueblo, las cuales tienen bases y fundamentos con este tipo de actuar de nuestros funcionarios públicos.

Así mismo, el padre Daniel Huerta dijo que este tipo de actuar de los funcionarios públicos, sólo demuestran la falta de valores como lo son la responsabilidad, honestidad y la justicia, mostrando que tienen poca ética y poca moral.

“Este tipo de problemáticas que sólo afectan a la gente que menos tiene sigue siendo una realidad dentro y fuera del gobierno, situación que es muy preocupante”, añadió.