Por Mak0 Sierra

Cortazar, Gto.- La medalla al Mérito Ciudadano “Luis Cortazar y Rábago” que se entregaría a Raúl “Tito” Novoa Aguilera de manos del alcalde Hugo Estefanía, no fue posible hacerlo, porque la presea no la entregó el proveedor.

En sesión solemne y nombrar al Centro Cultural como Recinto Oficial, con la presencia de la mayoría de los miembros del Ayuntamiento, menos la regidora priísta, Silvia Calvo Benítez, se hizo el acto protocolario.

En el evento, se destacó que Raúl Novoa es una persona nacida en Cortazar, hace seis décadas, hijo de comerciantes, y que en 1980 inició un proyecto de distribución de abarrotes en Celaya.

En 1983 inició la expansión del negocio, y en 1995 se incursionó en el autoservicio y nace “Básicos de Cortazar”.

Y a lo largo de más de tres décadas de experiencia, logró más de dos mil fuentes de empleo en diferentes estados del país.

Al hacer uso de la palabra, el alcalde Estefanía Monroy reconoció la labor del empresario Tito Novoa, como es conocido en Cortazar y Celaya.

“Tito, quiero decirte cuando estábamos en sesión de Cabildo, la propuesta que se hizo en el Ayuntamiento, se hizo por unanimidad. Tito Novoa es una buena persona que ha puesto en alto a nivel internacional el nombre de Cortazar”, dijo.

“sé del esfuerzo que has tenido para lograr algo tan importante, con mucho corazón. Sé que has ayudado a mucha gente, bien merecido tienes este reconocimiento”, señaló el alcalde.

Acompañado de su familia y hermanas, Raúl Novoa agradeció la distinción más grande que se le puede otorgar a un cortazarense, aun cuando de manera material no estuvo presente la medalla.