Esta Boca es Mia

Por Jorge Montes González

No Me Digas Adiós

Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte. (Leonardo Da Vinci)

La ciudad de Celaya esta semana ha perdido un gran empresario, pero mejor ciudadano, La muerte de Don Héctor Ambriz Ochoa el pasado jueves once en esta ciudad, ha dejado un hueco dentro los seres que lo trataron y que convivieron con él.

El Señor Ambriz tendría ya un lugar importante en su carácter de empresario ya que gracias a su gran visión junto con sus demás socios creo en 1978 empacadora Celaya, hoy conocida como Capistrano, hombre de trabajo y esfuerzo, junto con todos los empleados y trabajadores han hecho una de las empresas de cárnicos más importante del País.

Podríamos comentar que en esta empresa el buen trato dado por el Señor Ambriz a los que ahí laboran es digno de reconocer, este empresario sin estridencias, sin protagonismos, dedicado a su empresa, a su familia y sobre todo a ayudar a los demás.

Don Héctor daba con su mano derecha sin que se enterara su izquierda, y lo sé porque lo vi. Cuando mi suegro padeció cáncer el tratamiento era caro y no había muchos recursos, el cómo vecino ayudó y aportó para tratar de curar su mal, fue el buen samaritano, no fue a recibir ni caravanas ni halagos, hizo lo que todos debiéramos hacer y pocos hacen, se solidarizó con los demás.

Cuando fui al funeral vi mucha gente agradecida con él, vi muchas muestras de afecto de personas que le iban a dar las gracias, a orar por él, vi el cariño de sus familiares, amigos empleados, vecinos, conocidos, hoy tenemos una gran pérdida porque él fue de esos hombres que no se dan en maceta.

No tuve la dicha ser amigo de Don Héctor, lo vi pasar por la vida, vi sus obras, admiré su trabajo pero era de esos seres que con ver su caminar por la vida se descubre que se trata de un gran personaje, de esos que marcan la vida de los demás.

Los que trabajan en Capistrano tienen un gran ejemplo y una enorme tarea para engrandecer su legado. A doña Mary, a sus hijos Adriana, Mayela, Araceli, Jesús y Héctor, a sus esposos y esposas, nietos, mi más sentidas condolencias y a DON HECTOR AMBRIZ OCHOA mi profunda admiración y reconocimiento, que en paz descanse.

Mi correo y Facebook regidorjorgemontes@gmail.com; twitter y periscope @JORGEMONTES; liga musical de la semana