Durante las próximas horas, la tormenta tropical Newton continuará en tierra y propiciará tormentas intensas, de 75 a 150 milímetros (mm), en regiones de Sonora; tormentas muy fuertes (de 50 a 75 mm) en sitios de Sinaloa, Nayarit y Jalisco; tormentas fuertes en zonas del sur de Baja California y Chihuahua, así como lluvias con intervalos de chubascos en Baja California Sur, informó la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)

A las 07:00 horas, tiempo del centro de México, el sistema se localizó aproximadamente a 85 kilómetros (km) al noroeste de Hermosillo, Sonora, y a 285 km al sur-suroeste de Tucson, Arizona, Estados Unidos de América, con trayectoria hacia el norte a 30 kilómetros por hora (km/h), vientos máximos sostenidos de 90 km/h y rachas de hasta 110 km/h.

La afluencia de humedad procedente del Océano Pacífico, el Golfo de México y el Mar Caribe y un canal de baja presión extendido en el sureste de la República Mexicana, ocasionarán tormentas muy fuertes (de 50 a 75 mm) en áreas de Chiapas; tormentas fuertes (de 25 a 50 mm) en regiones de Durango, Veracruz, Oaxaca y Tabasco; lluvias con intervalos de chubascos (de 5.1 a 25 mm) en Coahuila, Zacatecas, Tamaulipas y Puebla, y lluvias escasas o lloviznas (de 0.1 a 5 mm) en Nuevo León, San Luis Potosí, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

La Onda Tropical Número 26 se extenderá en Guerrero y Michoacán y provocará tormentas fuertes (de 25 a 50 mm) en localidades de Michoacán así como lluvias con intervalos de chubascos (de 5.1 a 25 mm) en Guerrero, Estado de México, Ciudad de México y Morelos.

Debido a que las lluvias persistirán durante las próximas horas, se exhorta a la población a extremar precauciones y mantenerse atenta a los avisos de Protección Civil y de las autoridades estatales y municipales, ya que las precipitaciones pueden reblandecer el suelo en algunos sitios y ocasionar deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamiento de ríos y arroyos o afectaciones en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en sitios urbanos.

 

Fuente: CONAGUA