Redacción

Guanajuato, Gto.- Como parte de las acciones de mejora continúa implementadas por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), el Sistema Penitenciario de Guanajuato compuesto por diez ceresos, continúa en proceso de acreditación por la Asociación de Correccionales Americanas (ACA), en beneficio de la población de internos.

Durante el presente año, el Centro Estatal de Reinserción Social de San Miguel de Allende, fue el primero en obtener sin ninguna observación, la certificación en sus protocolos y procesos.

En tanto en el mes de agosto, se sumó el Centro de Reinserción Social de Guanajuato que logró cumplir al cien por ciento con los estándares obligatorios y no obligatorios establecidos por la Asociación Internacional, lo que permitió obtener la certificación.

En los meses de noviembre y diciembre los Ceresos de Acámbaro, Pénjamo, Salamanca y San Felipe, cumplieron con su proceso de auditoría por parte de la ACA, obteniendo estos cuatro centros, resultados favorables y hoy en día pendientes de recibir la certificación correspondiente.

La SSPE proyecta para el año 2017, certificar a los Ceresos de Celaya, Irapuato, Valle de Santiago y León, con lo que el Sistema Penitenciario guanajuatense estará certificado completamente.

Es de mencionar que el Comité de Acreditación de la Asociación de Correccionales Americanas, califica las principales políticas, procedimientos y prácticas en todas las áreas penitenciarias.

El proceso de acreditación, implica la autoevaluación del Centro de Reinserción, así como una evaluación ha detalle realizada por un equipo de expertos externos, con la finalidad de mantener una alta calidad en su operatividad a través de verificaciones periódicas llevadas a cabo por una asociación no gubernamental.

Los estándares evaluados son 137, dichos estándares internacionales se dividen en siete secciones, entre ellas: seguridad, protección, programa y actividad, orden, cuidado, justicia, administración y dirección.

La certificación otorgada significa que los ceresos trabajan conforme a esquemas que permitan medir la calidad de los servicios y el rendimiento de los mismos, frente a estándares reconocidos a nivel nacional e internacional.