Por Redacción

León, Gto.- Los médicos familiares que laboran en el Seguro Social son especialistas, porque una vez que egresan como médicos generales continúan su preparación durante tres años más en la especialidad familiar, con lo cual extiende su formación.

“El médico familiar puede manejar condiciones de ginecología, obstetricia, medicina interna, pediatría, traumatología y ortopedia, es decir su formación es horizontal. Lo que significa que abarca buen conocimiento”, comentó el coordinador auxiliar de Atención Médica en Primer Nivel en la Delegación Guanajuato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), doctor Alfredo Báez Montes.

Explicó que tiene la facultad de resolver entre el 90 y 95% de los padecimientos que son atendidos en las Unidades de Medicina Familiar. Es importante señalar los niveles de atención; el primero es el de Medicina Familiar, en el que se atiende el padecimiento de manera general estableciendo un diagnóstico y estadio de la enfermedad para dar tratamiento y seguimiento al paciente.

Agregó que en caso de que el paciente requiera atención más especializada en la que tenga que intervenir otro especialista, es referido por el médico familiar al segundo nivel, quienes ya están enfocados en su área específica. Y el tercer nivel de atención es para los padecimientos más complejos.

En Guanajuato al año se ofrecen 3 millones 400 mil consultas en medicina familiar. Resaltó que todo el personal médico del IMSS tiene la preparación profesional para atender a la población derechohabiente con calidad, calidad y oportunamente.