Un nuevo informe de la NASA apunta a que Galileo, el satélite que investigó Júpiter durante casi 14 años, voló por una enorme pluma de vapor de agua que salió de la superficie helada de Europa en forma de géiser y alcanzó una altura de varios vientos de kilómetros, según el informe.

La Universidad de Michigan esta semana libero un estudio de Xianzhe Jia que parece confirmar una idea que ya surgió a partir de unas observaciones del Telescopio Hubble captadas en el 2012. Basándose en lo que los científicos aprendieron al explorar las plumas en Encélado, luna de Saturno, y realizar estudios en tres dimensiones, llegaron a la conclusión que en Europa también ocurre ese tipo de movimientos superficiales.

“Si podemos tomar muestras directamente del interior de Europa, podremos ver con mayor claridad si tiene los ingredientes para la vida” así lo expusieron en su informe Robert Pappalardo científico de la NASA.

Cabe destacar que las aguas ocultas de Europa se han convertido en un objetivo principal en la búsqueda de vida extraterrestre, por lo que enviar una nave espacial derivara en la forma más practica para poder verificarlo.

 

Agencia.-