Redacción

La influenza es una infección aguda de las vías respiratorias causada por un virus, que se caracteriza por fiebre, cefalea y tos. Existen tres tipos de virus: A, B y C. Se deben tener cuidados, sobre todo en temporada de frío, para  evitar el contagio.

“Se transmite cuando una persona infectada tose, las gotitas de saliva se mezclan con el aire y otra persona queda expuesta al respirar las partículas contaminadas. También se puede propagar a través de las manos contaminadas con el virus”, dijo el doctor Juan Carlos González Tarelo, coordinador de Vigilancia Epidemiológica, de la Delegación Guanajuato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El periodo de transmisión lleva de dos a tres días desde el inicio del cuadro clínico en adultos, mientras que en infantes de corta edad puede llegar hasta los siete días.

El diagnóstico principalmente es clínico para la influenza estacional, la cual se caracteriza por la aparición repentina de fiebre alta, tos, cefalea, dolor muscular y articular, así como malestar general y secreción nasal.

Recomendó el médico del IMSS que la población acuda a vacunarse contra la influenza, principalmente infantes, adultos mayores, embarazadas y personas con padecimientos crónico – degenerativos.

Por último indicó que es importante acudir a revisión médica ante la presencia de los síntomas mencionados, para evitar complicaciones, además de no recurrir a la automedicación para no disfrazar síntomas del padecimiento en mención.