Redacción

En Guanajuato, 27 empresas atendidas por el Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), recibieron en el 2018, el reconocimiento del Consejo Nacional de Educación para la Vida y el Trabajo (CONEVyT), por sus acciones para reducir el rezago educativo entre sus trabajadores. 

Este reconocimiento retribuye el compromiso del empresario con la educación de sus empleados con beneficios como ser facilitador en la obtención de certificaciones como el International Organization for Standardization ISO-9002 y el de Empresa Socialmente Responsable (ESR).

Es emitido por el CONEVyT (una comisión de carácter permanente), a través de organismos educativos de todo el país como el INAEBA, con el propósito de incorporar a trabajadores y a sus familias, brindándoles alternativas educativas para que desarrollen habilidades de acuerdo a sus intereses y necesidades y obtengan un beneficio personal y laboral. 

Existen dos tipos de reconocimiento que entrega el CONEVyT: “Empresas comprometidas con la educación de sus trabajadores” y “Empresas libres de rezago educativo”. Esta última certificación requiere que la organización sustente que todos sus empleados que estaban en rezago educativo, han concluido su educación básica. 

En el caso de Guanajuato, las 27 empresas antes mencionadas recibieron el reconocimiento por su compromiso con la educación de sus trabajadores, el cual implica una labor de difusión sobre los servicios educativos del INAEBA al interior de los lugares de trabajo y un mínimo de empleados atendidos por la dependencia estatal.  

Los sectores que recibieron este reconocimiento corresponden al hotelero y de servicios, del calzado, de la limpieza en empresas, de la industria del plástico, de la industria panadera, de la industria agroindustrial, de la recolección y el confinamiento de la basura, de la purificación del agua, de la industria metalmecánica, entre otros. 

Certificar estudios brinda nuevas oportunidades de superación a trabajadores

Para muchos trabajadores, poder certificar su educación básica es un primer paso que les permitirá seguir avanzando en sus metas y hasta aspirar a un mejor puesto como es el caso de Guadalupe Briano Fabián, de 49 años. 

Originaria de Tijuana, cuando era niña llegó a vivir a León y como su familia no trajo consigo documentos oficiales, le fue imposible terminar su educación básica. Hace 14 años trabaja como camarista en un hotel que recibió el reconocimiento del CONEVyT por su compromiso con la educación de sus trabajadores. 

“(Quiero) darle las gracias a la empresa que nos da la oportunidad de salir adelante, de capacitarnos e invitar a la gente que no tenga sus estudios, que le echen ganas, que sí se puede, les ayuda mucho, yo siento que todavía un poco más qué avanzar. En mi familia les dio gusto porque yo les  inculco mucho el estudio y la preparación, es un ejemplo para ellos”, aseguró  Guadalupe Briano, quien se dice lista para estudiar la preparatoria.