Redacción

Pénjamo, Gto.- La directora general del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), Esther Angélica Medina Rivero, encabezó la entrega de certificados de primaria y secundaria a trabajadores de la empresa Central Industrializadora de Cárnicos del Bajío (CICABA). 

Durante la ceremonia, Esther Medina, reconoció el esfuerzo de los beneficiarios, de quienes dijo, tras una jornada de trabajo regresan a sus hogares con la meta de seguirse superando. Además, agradeció el compromiso de la empresa con su personal. 

“Yo los felicito porque están recibiendo un servicio que estamos obligados nosotros (INAEBA) a  dar, porque están recibiendo un servicio de la empresa que los quiere y los reconoce, y los quiere mejores personas con mayores oportunidades”, aseguró la funcionaria estatal.

Dichas oportunidades, agregó, no sólo están relacionadas con lo material, sino con la oportunidad de mejorar las condiciones de vida de su familia y su comunidad. 

Además, recalcó “(Reconstruir el tejido social) ¿de quién depende?, de toda la sociedad. No es estirar la mano, es trabajar con honestidad, con honradez y prepararse para tener autoridad moral y por qué no, para continuar estudiando”. 

Por su parte, Martín Alberto Cisneros Serratos, gerente general de CICABA, les dijo a los empleados que la empresa se siente orgullosa de ellos por ser ejemplo de determinación y confianza, lo cual ayuda en sus proyecciones de seguir participando en un mercado cada vez más exigente. 

Ubicada en el municipio de Pénjamo, CICABA se dedica al sacrificio, desbaratado, comercialización   y transporte nacional y al extranjero, de carne de cerdo que compran en pie a los porcicultores locales. 

En entrevista posterior, Cisneros Serratos explicó los beneficios que ha visto entre el personal desde su alianza con el INAEBA.  

“Yo veo a la gente más entusiasmada, los vemos con esperanza de que se puede seguir creciendo, de que se puede seguir avanzando y eso es muy bueno no sólo para ellos, también para nosotros como empresa porque el contar con gente motivada, con aspiraciones, les genera entusiasmo y con ese entusiasmo hacen mejor su trabajo. 

“Yo les diría (a otras empresas) que apostaran al crecimiento de los empleados, todo va en paralelo, si los empleados crecen, la empresa también crece, todos ganamos el tener a la gente cada vez mejor preparada, también hace mejores empresas”, señaló el gerente de CICABA. 

Terminar su educación básica les da nuevas ilusiones

Silvia Bautista Alaniz, originaria de la comunidad de Plazuelas, del municipio de Pénjamo, trabaja en CICABA Y terminó su secundaria con el INAEBA. 

“Trabajo en cortes, desbaratamos el interior del puerco: corazón, pulmón, arrachera e hígado. Tengo 9 años y 4 meses trabajando. De niña no teníamos recursos económicos, me salí de la escuela y trabajé en el campo. Ahorita  me animé (a certificarme), estoy muy contenta porque terminé mi secundaria”, afirmó Silvia Bautista acompañada de su familia. 

Mientras que Luis Fernando Ruíz Rodríguez, de 20 años, trabaja desde hace doce meses en el área de vísceras donde empaqueta el producto para su venta final. 

“Ya no quise seguir la secundaria, me quedé en primero. Trabajé en el campo, cortaba la fruta y la verdura en una empresa. Vine a CICABA porque pagan muy poco allá. (Mi esposa) apenas va a tener un bebé y aproveché la escuela, porque lo ocupa uno en trabajos”, concluyó.