Redacción

El primer informe de gobierno de la administración pública municipal se presentó a un público seleccionado y “a modo”, razón por la cuál los regidores de Morena Bárbara Varela y José Luis Álvarez decidieron ausentarse de la ceremonia y no avalar la violación al artículo 61 de la Ley Orgánica Municipal, que obliga a que las sesiones de Ayuntamiento solemnes sean públicas.

Varela y Álvarez conciben que como representantes populares su obligación no consiste en estar presentes en esta ceremonia, misma que consideran una simulación debido al público que consideraron “a modo”, sino que su obligación es precisamente representar al pueblo, mismo que estuvo ausente en la presentación glosa, además de tener la obligación de velar por que se cumpla con el principio de máxima publicidad de la actividad oficial, por lo que consideran la inasistencia una clara muestra de congruencia política y de compromiso social.

El artículo 61 marca que “los ayuntamientos deberán resolver los asuntos de su competencia colegiadamente, y al efecto, celebrarán sesiones ordinarias, extraordinarias y solemnes que serán públicas”, por lo que se atendió esta directriz y también el anuncio previo de no asistir a la ceremonia si no era abierta a la ciudadanía.

Los concejales pusieron de manifiesto que el acceso restringido al edificio, así como la presencia numerosa de funcionarios de la administración municipal, constituyeron una asistencia “a modo”, y por consiguiente una simulación, amén de los errores anteriormente señalados en el contenido de la glosa.

Será en los próximos días cuando ambos regidores den a conocer a la ciudadanía un informe propio, auspiciado con recursos personales, donde comuniquen los logros de morena dentro de la administración 2018-2021.