Redacción

Valle de Santiago, Gto.- “El diploma me representa un orgullo de seguir adelante mientras Dios me dé licencia”, dijo Narziso García Hernández al tiempo que sus ojos se cristalizaron tras recibir de manos de la directora general del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), Esther Angélica Medina Rivero, su certificado digital con validez oficial. 

Narziso García tiene 75 años y dedicó su vida al campo, en la comunidad de San Jerónimo de donde es originario, trabajando en el monte donde hay terreno seco y sólo se puede sembrar con agua de temporal, recuerda.

Aunque de niño quiso estudiar, no pudo debido a la falta de recursos económicos: “En ese tiempo tenía uno que comprar todo, libros, cuadernos, lápices y el gobierno no nos daba todo eso, y mis papás eran pobrecitos y no pude ir”, lamentó. 

Pero ahora formó parte de un grupo de 72 beneficiarios de los municipios de Valle de Santiago y Jaral del Progreso, quienes concluyeron su primaria o secundaria con el INAEBA y recibieron sus certificados digitales por parte de autoridades educativas y municipales de ambas localidades, así como de la dependencia estatal. 

“Para mí es importante que ustedes, adultos mayores, sean ejemplo, vengan aquí y reciban el certificado, porque además son lo que nosotros necesitamos para esta guerra que se llama pérdida de valores, los necesitamos a ustedes y son el ejemplo a seguir”. 

Con esas palabras, fue como Esther Medina, reconoció el esfuerzo y la dedicación de las personas quienes pese a su edad, están determinadas a concluir su educación básica.  

“Nuestros adultos mayores como el señor Narziso, que es un ejemplo, y a veces se nos ha olvidado en casa que son nuestra autoridad moral (…), si le preguntamos a don Narziso, antes lo más importante era el respeto y los valores hacia los demás, pero principalmente a la vida y hoy hay personas que ni eso les importa.

“Este tema educativo nos tiene que acercar a reconstruir ese tejido social y nuestros adultos mayores que hoy están recibiendo su certificado son ese ejército que necesitamos, no con armas, sino con esa voluntad y esos valores (…), y sé que vamos a recuperar eso que tanto nos preocupa y que tanto escuchamos en las calles y que todos propiciamos”, reconoció Esther Medina. 

Durante la ceremonia de entrega organizada en Valle de Santiago, Narziso García se acompañó de su esposa, Cándida Martínez León de 71 años, quien hace poco, también terminó su primaria a través de los círculos de estudio del Instituto.  

Aunque Cándida reconoce que su vista está cansada y no puede leer como antes, el esfuerzo de su esposo la han motivado tanto que ahora ambos van por su siguiente meta: terminar juntos su secundaria con el INAEBA.