Redacción

El regidor y coordinador de la Fracción Independiente, Mauricio Hernández Mendoza, hizo un llamado a generar un Presupuesto de Egresos para el 2020 que esté enfocado a la seguridad.

Lo anterior, en la Sesión de Ayuntamiento de este viernes 20 de septiembre, luego de que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, hiciera entrega al Congreso de la Unión del paquete económico para el ejercicio 2020 y que, en las primeras lecturas de su contenido, han generado preocupación a entidades federativas y municipios.

“Partamos de un presupuesto base cero, es decir, sin considerar tendencias históricas que nos desliguen de la inercia del pasado. Presupuestemos todo lo necesario, y no solo lo mínimo suficiente, en las partidas de la Secretaría de Seguridad y Policía Municipal. Lo necesario para reforzar a nuestra policía preventiva, redignificar su labor, propiciar su desarrollo integral y el de sus familias, sus competencias operativas, sus capacidades de respuesta y por supuesto, los mecanismos de control de confianza”.

“Una vez cubiertas las partidas de estos dos capítulos del presupuesto, continuemos asignando recursos a aquellas dependencias que ejecuten acciones con impacto directo en la recuperación de la paz y la tranquilidad; para ello, detectemos estas acciones a partir de la metodología que un grupo de regidores propuso a la Alcaldesa esta misma semana. Asumamos los sacrificios en el gasto corriente y en áreas operativas que, sin duda son importantes, pero que hoy pueden ser no prioritarias”, sentenció.

A decir del Regidor, quien además es Economista de profesión, lo presentado en el paquete del Gobierno Federalincluye, por un lado, un presupuesto equilibrado en lo fiscal, sin sobresaltos en temas de endeudamiento que compromete un leve superávit primario en el corto plazo, que emite señales de estabilidad en el endeudamiento de largo plazo, acciones que lucen bien, pues se debe de recibir con beneplácito la posibilidad de cambiar la regla fiscal del endeudamiento con la creación de un consejo independiente a la Secretaría de Hacienda que revise y valide los insumos y proyecciones para tomar decisiones de la propuesta de endeudamiento. 

Sin embargo, a pesar de que en el papel se ve un presupuesto fiscalmente responsable, preocupa el optimismo de las variables macroeconómicas con las que fue diseñado el paquete, al prever oficialmente un incremento del PIB, el cual es la base de las contribuciones, entre el 1.5 y el 2.5%, que se traduce en un 2% adicional de captación tributaria. De no cumplirse el pronóstico de crecimiento económico, el proyecto de ingresos estará muy comprometido pues se proyecta una disminución de casi el 9% en los ingresos petroleros.

Por otro lado, el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal, el FAISM, pasó de 72 mil a 75 mil millones de pesos, un incremento de solo el 3.8%; yel Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios, el FORTAMUN, pasó de 85 mil a 86 mil millones de pesos, un incremento de solo 1.3%.

El total de estos Fondos, los llamados Fondo I y Fondo II, pasó de 158 mil a 162 mil millones de pesos, un incremento de solo 2.5% que en términos reales, representa un decremento del 0.5% dada la proyección de inflación del 3%. 

“Todo ello a nivel municipal se debe de traducir en estrategias puntuales, responsables y no solo en el discurso de las acusaciones cruzadas entre los distintos niveles de gobierno. Primero, como Ayuntamiento, debemos de cerrar filas en torno a la gestión de recursos para proyectos prioritarios. La Fracción Independiente reitera que debemos de concentrar los esfuerzos de gestión en proyectos, desde el punto de vista social, que contribuyan con el restablecimiento de la paz y la tranquilidad en nuestras calles. El llamado debe de ser también a los diputados federales y locales para hacer equipo en el tema de la gestión. Ni la Alcaldesa, ni el Ayuntamiento, ni los Diputados por cuenta propia, tienen suficiente capacidad de gestión hoy en día de manera aislada; se requiere del esfuerzo colaborativo de todos nosotros”, exclamó.

Hernández Mendoza reconoció que en la planeación del presupuesto entre el 2018 y la primera modificación del 2019, el monto asignado a la seguridad pública aumentó un 27%, siendo un esfuerzo importante pero no suficiente y que se queda corto en comparación con un municipio en condiciones similares como Irapuato destinó el 24% de supresupuesto  a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, lo que representa 7 puntos más que en Celaya, 65.5 millones de pesos adicionales al año o bien, 5.5 millones adicionales al mes.

“Las intenciones de una administración municipal se ven reflejadas en sus presupuestos; sin duda, hoy la intención de este Ayuntamiento es la recuperación de la paz y la tranquilidad en el Municipio. Hagamos que nuestro presupuesto de egresos lo refleje, en estructura, pero también en estrategia”, finalizó.