Redacción

León, Gto.- Como resultado de la vinculación entre el Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), y la Unión de Comerciantes del Mercado Aldama, se logró detectar a guanajuatenses en rezago educativo que ahora ya cuentan con sus certificados de primaria y/o secundaria. 

En una ceremonia realizada en las oficinas de la Unión, en esta ciudad se llevó a cabo la entrega de los documentos oficiales, en donde los beneficiarios estuvieron acompañados de familiares y amigos. 

Durante su mensaje, la directora general de INAEBA, Esther Angélica Medina Rivero, expresó “yo los felicito a ustedes porque son mujeres y hombres de bien, que están luchando todos los días por ganarse un quinto o un peso, con el sudor de su frente, y que no esperan que ningún gobierno los mantenga porque saben trabajar, porque han enseñado a generaciones completas a trabajar y son el ejemplo de sus hijos. Y ahora, doble ejemplo porque ahora también terminaron un proceso educativo que dejaron durante mucho tiempo”.

A quienes concluyeron primaria, los invitó a continuar con la secundaria; y a los que terminaron ésta, les recomendó seguir con la preparatoria, pudiendo ser en la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato (UVEG), en donde encontrarán la modalidad de estudio que se adapte a su dinámica de vida.

Por su parte, Fernando Díaz Ramírez, secretario general de la Unión de Comerciantes del Mercado Aldama, dijo “me da mucho gusto este tipo de eventos, porque es apoyar y ayudar a toda la ciudadanía. Ahorita se les acaba de entregar a varios compañeros, tanto a empleados, como personal que tenemos aquí trabajando en el mercado su certificado tanto de primaria como de secundaria, y no es más que una muestra de que se pueden seguir preparando, para que logren algo más en su vida”. 

“COMO HERMANAS, ES UN ORGULLO HABERNOS APOYADO UNA A LA OTRA”

Las hermanas Gabriela y Petra Camacho Revollar lograron concluir el nivel de secundaria con los servicios educativos del INAEBA. Coincidieron en que el apoyo otorgado uno a la otra, durante el proceso de enseñanza, fue esencial para que las dos obtuvieran su certificado oficial de estudios. 

“Ahora sí qué padre que ya se está terminando, nos están entregando nuestro certificado. Para nosotros es un honor tan grande, y un orgullo llegar a nuestras casas y enseñarlo, que nuestros hijos nos valoren por ese esfuerzo, y nosotros darnos esa oportunidad, de terminarlo, porque el gobierno pues ya nos lo estaba dando desde tiempecito atrás, pero como siempre, como que lo vamos dejando y ahora dijimos no, ya ahora sí vamos a intentarlo, no pasa nada”, expresó Gabriela.

Mientras que Petra compartió, “pues como hermanas es un orgullo habernos apoyado la una a la otra (…) aquí estamos, obteniendo un certificado y pues nos sentimos muy orgullosas.

“Para nosotros, pues en un momento, sí uno dice a esta edad ya para qué, pero uno ve el cambio y la superación que uno va teniendo día con día, y pues nos animamos. Tiempo sí había, pero recursos económicos no había tantos, pues mis padres no pudieron, y hoy nos estamos dando la oportunidad, y nos están dando la oportunidad sobre todo”, concluyó.

Las hermanas Gabriela y Petra Camacho Revollar, muestran orgullosas sus certificados de secundaria.