Redacción

Los asentamientos y desarrollos de vivienda, el espacio público y el equipamiento urbano tienen que estar cercanos y accesibles para todas las personas, independientemente de su situación socioeconómica, señaló Rodolfo Amate, director del IMIPE.

“Factores como la especulación del suelo, la segmentación y la proliferación de los fraccionamientos amurallados, han causado una fragmentación de la ciudad y el desplazamiento de la vivienda social a sitios alejados de la mancha urbana, afectando a quienes menos tienen y para quienes los servicios públicos son fundamentales, como el transporte público”, explicó el Funcionario.

Lo anterior, tras haber concluido el estudio de vivienda y equipamiento urbano que se hizo en Celaya, a cargo del consultor Bernd Pfannenstein y encabezado por IMUVI e IMIPE, el cual se enfocó en el estudio de tres desarrollos de vivienda: Campo Azul, Los Pinos y Villas de Elguera, cada uno con características distintas, y que servirá para conocer las complejidades de cada caso y poder replicar el análisis en toda nuestra ciudad.

El Director señaló que los factores mencionados anteriormente, desafortunadamente han traído consecuencias como un problema frecuente de inseguridad y los largos trayectos de desplazamiento que deben hacer los ciudadanos para realizar sus actividades, lo que ha llevado a un abandono importante de viviendas.

“Además vemos un grave problema de desconectividad a causa de los grandes fraccionamientos. Muestra de ello es el comportamiento de las urbanizaciones cerradas en nuestra ciudad, cuya cantidad en los últimos 13 años se triplicó”, comentó.

Ante esta problemática, Amate indicó que no se han quedado de brazos cruzados, ya que desde el inicio de la Administración y por la visión que comparte la alcaldesa Elvira Paniagua, han trabajado en el desarrollo de los instrumentos de planeación.

“Por un lado ya concluimos el PIMUS, instrumento muy importante para solucionar estos grandes problemas de movilidad y nos enfoquemos en el uso de modos sustentables de transporte y no en el auto. Por otra parte, la actualización del Plan de Municipal de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Ecológico Territorial, la cual ha sido orientada a lograr la consolidación de una mancha urbana compacta, enfocándonos en rellenar los espacios vacíos y tratar de evitar la política de expansión que se ha desarrollado en las últimas décadas, no sólo en Celaya, sino en el país”, comentó.

Y finalmente se suma este estudio sobre los desarrollos de vivienda que inició a finales de 2019 y que ya concluyó, mismo que llega a complementar y nutrir de manera importante los instrumentos mencionados.

“Por lo que sigue el compromiso del gobierno municipal y del IMIPE para lograr tener una planeación y ordenamiento territorial a la vanguardia, no sólo en el país, sino con lo que está sucediendo en otras partes del mundo, adecuado siempre a nuestro contexto con nuestras características locales”, finalizó Rodolfo Amate.