Redacción

Convertirse en bombero era una de las ilusiones y el mayor de los anhelos para Bryan, quien a sus 12 años, se encuentra a la espera de recibir un trasplante de riñón.

Hoy, gracias al apoyo del Gobierno Municipal, así como del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA), Bryan cumplió su sueño, y por afrontar los retos que le ha impuesto la vida a su corta edad, y ser un ejemplo de vida para la sociedad, fue nombrado Bombero Honorario por el H. Cuerpo de Bomberos de Celaya.

El ser humano posee una mente privilegiada, es capaz de crear, de soñar y de convertir los sueños, propios y ajenos, en realidad. La historia del pequeño, así como su deseo por superarse día a día y culminar sus estudios a pesar de la condición de salud que presenta, inspiró a la presidenta municipal, Elvira Paniagua Rodríguez, quien de inmediato realizó las acciones necesarias para que Bryan pudiera lograr uno de sus objetivos.

A través de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, y del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, así como con el apoyo de representantes de INAEBA, se puso en marcha el proyecto “1, 2, 3 por Bryan”, mismo que tenía la finalidad de reconocer el esfuerzo que realiza diariamente el menor, así como brindarle una gran sorpresa emulando el juego de “las escondidas”, donde el personal de bomberos, después de una larga búsqueda, logró encontrarlo.

Esta mañana, un vehículo de la dirección de Protección Civil y Bomberos, llegó hasta el domicilio de Bryan. La sirena y el claxon de la unidad, despertaron el interés del niño.

Lentamente, y sin hacer ruido para no ser descubiertos, elementos de esta dirección bajaron del vehículo, tocaron a la puerta, y al momento en que el pequeño abrió, los bomberos gritaron al unísono “1, 2, 3 por Bryan”. Sorprendido, Bryan no daba crédito a lo que sus ojos veían, ya que los héroes que tanto admiraba se encontraban en la puerta de su propia casa.

Aún no se reponía de la emoción, cuando las expectativas de Bryan fueron superadas luego de que el personal de bomberos lo invitara a dar un paseo a bordo de un auténtico vehículo de ataque contra incendios, un vehículo que a lo largo de varios años ha logrado salvar incontables vidas.

La respuesta no se hizo esperar, un sí enmarcado con una gran sonrisa, fue el inicio de un viaje donde Bryan haría realidad uno de sus sueños más anhelados, los controles para activar las sirenas de la unidad, el equipo que vestían los bomberos, el estar sentado junto a sus héroes, todo parecía producto de una fantasía, una historia gestada en la imaginación de un niño, le costó trabajo darse cuenta que todo era real, pero luego de oprimir un botón y escuchar la sirena del vehículo mientras comenzaba a moverse, constató que esto era tan real como su convicción por estudiar y superarse día con día.

Acompañado por sus hermanos y su madre, el niño nuevamente fue sorprendido luego de darse cuenta de que el viaje que había emprendido tenía como destino la estación de bomberos ubicada en la colonia Ciudad Industrial, ahí ya lo esperaba el resto del personal que integra el H. Cuerpo de Bomberos, quienes con aplausos lo recibieron a su llegada y le hicieron entrega de un casco, una hacha y un chaleco de plástico con los colores y escudo del cuerpo de Bomberos; ya no se trataba sólo de una persona que se encontraba de visita en el lugar, estaba por convertirse en un bombero más de Celaya.

El momento culminante del día, vino con la entrega de un documento donde se le otorgó el nombramiento de Bombero Honorario, debajo del cubrebocas que llevaba puesto, se pudo apreciar una gran sonrisa, luego sus ojos se llenaron de lágrimas de felicidad y al final, ante el aplauso que le otorgaba el personal de bomberos, Bryan apuntó al cielo con el hacha que llevaba en la mano, y vió como ese sueño que a lo largo de varios tuvo, por fin se cumplió.

Con el nombramiento, también le fue entregado material didáctico para que continúe con sus estudios, así como diversos regalos y un pupitre, para que pueda continuar sus estudios en casa de una mejor manera.

El evento, fue coronado con una convivencia que se realizó en las instalaciones de esta estación, con el
fin de fortalecer los lazos entre el nuevo integrante del Cuerpo de Bomberos y el resto del personal, y para finalizar, el pequeño realizó su primera práctica como Bombero Honorario, con la aplicación de técnicas básicas de combate a incendios.

Nuevamente se puso en operación la sirena del carro de bomberos, el sonido no pudo opacar el prolongado aplauso que le brindaron a Bryan; observando desde la ventana de la unidad, Bryan sabe que esto no es un adiós, sino un hasta luego, fue una mañana que no olvidará por el resto de su vida, espera con gran ilusión crecer y continuar su preparación para algún día regresar a esta estación y convertirse en un héroe, apagando incendios y ayudando a salvar vidas.

Esto pasa en Celaya, a la vista de todos, y es una historia DIFerente.