Redacción

El sobrepeso y la obesidad son un problema de salud pública que está llevando a la población a padecer diabetes mellitus, hipertensión arterial, cáncer de colon, próstata y mama. Aunado a ello, el consumo excesivo de sal facilita aún más la generación de estas afecciones, y puede ocasionar también enfermedades cerebro vasculares, infartos, isquemias, insuficiencias cardíacas e insuficiencia renal. Por ello, Miguel Bonilla Hernández, nutriólogo de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 51 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en León, recomendó disminuir su ingesta.

Destacó que existen algunos alimentos, con grandes cantidades de sal, que inciden en la elevación de los niveles de presión arterial como: salchicha, chorizo, longaniza, queso de puerco, mayonesa, cátsup, salsa inglesa, consomé, carne de puerco, mariscos, vísceras, menudo, frituras, botanas, refrescos, galletas, chocolates, manteca y mantequilla.

El nutriólogo recomendó retirar los saleros de las mesa para evitar su consumo indiscriminado, comer alimentos con bajo contenido de grasa, incluir frutas y verduras en la alimentación diaria, evitar el tabaquismo y medir el consumo de alcohol. Enfatizó la importancia de fomentar la activación física, iniciando con caminata por 15 minutos al día y después ir aumentando el tiempo.

Comentó que es importante añadir cereales a la dieta, ya que gracias a las fibras que contienen, no se absorben tantas grasas en el organismo. Sugirió ingerir frijoles, garbanzos y lentejas, que son fuente de proteína y de fibra.

Aclaró que es mejor preparar los alimentos hervidos, asados o a la plancha y disminuir el consumo de miel, mermelada y jalea por su alto contenido de azúcar.

Invitó a la población a acercarse a su UMF para recibir atención y orientación por parte del departamento de Nutrición, para lograr mejores hábitos alimenticios e incidir en la prevención de enfermedades como las mencionadas.