Redacción

Celaya, Gto.- María de San Juan Espinosa Bolaños, regidora por Morena, renunció a la parte que aporta el municipio como fondo de ahorro para el retiro al considerarlo una prestación onerosa.
Tras tres años de ejercicio del cargo, la concejal obradorista habría generado una economía al erario de 144 mil pesos.


Para la edil recibir un dinero que no se trabajó representa una afrenta a la ciudadanía celayense, pues mientras de su salario se retiene una cantidad poco mayor al ocho por ciento para este fondo, de las arcas municipales se aportaría una cantidad similar y es esto último a lo que formalmente renunció.

Espinosa Bolaños reiteró su compromiso con la austeridad republicana y con el cuidado hacia la economía de la administración municipal.