PROMUEVEN LOS VALORES INDÍGENAS CON CONCURSO EN HÑÄHÑÚ

Por Mako Sierra
Comonfort, Gto.- Alumnos de nivel básico participaron en el
V Concurso de Himno Nacional y II Concurso de Toque de Bandera en lengua
Hñähñú, siendo sede la escuela Josefa Ortiz de Domínguez, de la comunidad de
Orduña de Arriba, donde se contó con la presencia del Secretario del
Ayuntamiento, Juan Carlos González García.
Estudiantes de todos los niveles de primaria, de un total de
13 escuelas provenientes de la Zona Escolar 34 del municipio de Comonfort,
dieron lo mejor de sí durante sus interpretaciones, estando acompañados por
cada uno de sus profesores responsables del área de canto.
Como parte del jurado calificador se contó con la asistencia
de representantes de la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG); el
Supervisor de la Zona, Francisco Franco Ruiz; el titular de Tránsito y
Transporte, Francisco Soto Hernández y el Secretario del Ayuntamiento, Juan
Carlos González García, entre otras autoridades representativas del sector
educativo.
Por su parte, la directora de la institución, la maestra Luz
María Rodríguez Hernández, dijo que este tipo de eventos promueven el orgullo
mexicano, fortalece las raíces y la cultura indígena, principalmente en los
niños.
Mientras que el lic. Juan Carlos González García, en
representación del presidente municipal de Comonfort, Beto Méndez, felicitó
tanto a los alumnos, docentes y padres de familia, por conservar una cultura
indígena a través de este tipo de concursos, en los que queda expuesto el
talento de los participantes.
Fue de este modo que dio comienzo el concurso teniendo
presencia comunidades como Orduña de Arriba, Refugio de Abajo, Orduña de Abajo,
San Pedro Norte, San Pablo, Morales, Rinconcillo, Agua Blanca, Ojo de Agua del
Potrero, Rincón del Purgatorio, El Potrero, La Borunda y Rosales.

Uno a uno, los coros de las escuelas
interpretaron el Himno Nacional Mexicano y el Toque de Bandera en Hñähñú,
demostrando su gran sentir y orgullo de sus raíces, mientras que padres de
familia presentes, apoyaban desde las gradas a sus hijos, motivándolos con
aplausos y felicitaciones.